Línea de avales ICO COVID-19. El gran engaño

el-gran-engaño-avales-ico-covid-19
Descubre cómo el Real Decreto 463/2020 marcó un antes y un después en la situación de crisis sanitaria causada por el COVID-19 en España. La Línea de Avales ICO COVID-19 se presentó como una solución para las empresas, pero ¿fue un engaño? ¿fue realmente efectiva?

El gran engaño. 

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo declaró el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Esta medida representaba, de facto, la muerte de decenas de miles de empresas en toda España, a través de un engaño de los bancos hacia las empresas, lo que propiciaría la desaparición de muchas de estas. 

Para “facilitar el mantenimiento del empleo y paliar los efectos económicos de la crisis sanitaria”, el gobierno puso en marcha -a través del Real Decreto-ley 9/2020 de 17 de marzo- la Línea de Avales ICO COVID-19 anunciando en los medios de comunicación que las entidades financieras concederían préstamos a las empresas y que el ICO avalaría hasta el 80% de su importe, respondiendo el Estado de esta parte del crédito en caso de impago.


Créditos ICO vs. avales ICO Covid-19

El 14 de marzo de 2020 el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaró el estado de alarma en España y aquel sábado se inició un confinamiento que previsiblemente iba a durar 15 días. Las dos semanas se convirtieron en cuatro, luego en seis y, así, hasta cien días. Se apeló a que “este virus lo pasaremos juntos” mientras crecía exponencialmente la cifra de contagios.

Ante este escenario incierto centenares de miles de autónomos, microempresas y PYMES (industrias, comercios, transportistas, taxistas, propietarios de tiendas, profesionales, empresas relacionadas con el turismo y un largo etcétera) se plantearon cerrar sus negocios por no poder hacer frente a la bajada de actividad económica.

El Gobierno anunció entonces a bombo y platillo la creación de la línea de Avales ICO COVID-19 de hasta 100.000 millones de euros a la que siguió una segunda de 40.000 millones dirigida específicamente a la inversión.

La diferencia de este instrumento con respecto a los conocidos créditos ICO es que mientras en estos es el propio Instituto quien aporta los fondos y dictamina las condiciones, en estas líneas de aval ICO COVID-19 los fondos los facilitaban las entidades bancarias y el Instituto de Crédito Oficial actuaba como avalista y, en caso de impago, el estado debía cubrir el 80% de la cantidad prestada y el empresario un 20%.


La dudosa transparencia de los contratos

Así, las entidades bancarias concedieron financiación a las empresas, vía préstamos y/o pólizas de crédito, condicionadas a la obtención del aval del ICO con posterioridad y exigieron en la mayoría de casos que los socios y/o administradores de las empresas prestatarias fuesen fiadores solidarios.

Y aunque posteriormente el ICO otorgó el aval del 80%, los bancos no redujeron el aval personal de los socios y/o administradores lo que, considerando que el propio Banco de España ha cifrado en 23.000 millones de euros el riesgo de impago de créditos sujetos al aval ICO Covid-19, pone en grave riesgo el patrimonio personal de gran cantidad de autónomos y socios o administradores de pequeñas y medianas empresas.

Superados los periodos de carencia y ya con miles de empresas que no pueden hacer frente a los créditos, las entidades financieras están exigiendo a los fiadores el 100% del importe avalado basándose en unas condiciones contractuales confusas y poco transparentes.


¿La banca siempre gana?

Pese a lo que se comunicó por parte del gobierno y a la propia publicidad de la banca al anunciar los créditos ICO COVID-19 (utilizando como reclamo el aval del Estado de hasta el 80% del principal) los bancos se acogen a que sus contratos cumplen escrupulosamente con la normativa del ICO y que los créditos se concedieron con las mismas políticas de riesgo que siempre.

Así, la garantía con la que el Gobierno animó a empresarios a pedir financiación sólo avala al banco y, en ningún caso, al empresario. Y si este no puede pagar, será entonces cuando reclamen al Estado el 80%. La banca siempre gana.


¿Es viable la nulidad de los Avales ICO?

La campaña de comunicación del gobierno en telediarios y medios de máxima difusión y la dudosa información sobre los contratos llevada a cabo por los bancos llevó a engaño a miles de empresarios que firmaron los créditos. A ello se sumó que algunas entidades financieras instaron a empresas que ya tenían concedidos préstamos anteriores sin aval a cancelarlos y suscribir Créditos ICO COVID-19.

Todo ello hace más que posible la anulación del 100% de la garantía personal (o, como mínimo, del 80%) siempre que se esté bien asesorado y se procure adelantarse a los acontecimientos.

Por eso, independientemente de que la empresa se encuentre en concurso de acreedores, si eres fiador solidario de una empresa que incumple o crees que va a incumplir un préstamo sujeto al Aval ICO COVID-19, es conveniente que solicites la nulidad de la finanza personal porque, aunque ello no implica la suspensión inmediata del procedimiento, puede ayudar a suspenderlo mientras ésta esté pendiente.

Para ello, solicita a tus abogados que realicen un estudio previo de tus posibilidades de reclamación. Posteriormente, para iniciar de forma efectiva el proceso, deberás recopilar documentos y mensajes (emails, WhatsApp, SMS, etc.) y testigos que confirmen la información que te dieron y anticiparte a la reclamación previa que pueda hacerte el banco (así, su recurso siempre estará supeditado al tuyo) En cualquier caso, como ya se ha comentado, es conveniente que pongas en marcha cuanto antes el proceso de oposición al proceso ejecutivo del banco.


¿Quién es Nulidad Avales ICO?

NAI es una task force formada por algunos de los abogados especialistas en derecho bancario y derecho concurasal más prestigiosos del país focalizada en la defensa de los miles de empresarios que garantizaron personalmente créditos ICO Covid19 ante el convencimiento de que les protegía el aval del 80% que había anunciado el Presidente del Gobierno de España.

NAI es la suma de Think it Legal, Zahonero Sánchez y Lexben, tres despachos líderes que suman más de 250 abogados y procuradores y ofrecen servicio en más de 20 capitales de provincia de España.

Quieres ver más